jueves, 17 de junio de 2010

HISTORIA DE LOS CIRUJANOS ARGENTINOS EN CAMPAÑA - LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA

En el año 2006, el Doctor Gustavo Fernandez Russo, (MAAC,RB),Cirugía Oncológica – Cabeza y Cuello; Instructor de Residencias Médicas  de Cirugia General del Hospital Naval Puerto Belgrano, desarrolló una conferencia en el ámbito de la S.A.S.F.A -Sociedad Argentina de Sanidad de las Fuerzas Armadas - que muestra el estado de las cosas en la gran guerra del Paraguay.   Allí Pedro Mallo se destacó por su actuación. El escrito de la conferencia, con su investigación bibliográfica, se encuentra archivado e incorporado en la Biblioteca de Profesionales de la Facultad de Medicina de Buenos Aires.El citado profesional nos brindó un extracto de la Conferencia que compartimos en este espacio.

El 13 de Abril de 1865, cinco naves de guerra del Paraguay, atacaron dos buques argentinos apostados frente a la Ciudad de Corrientes y luego tomaron el poblado. El Presidente Mitre inició la movilización de un ejército virtualmente inoperable y el 1º de Mayo firmó un acuerdo con Brasil y Uruguay para constituír una Triple Alianza y enfrentar la guerra contra Paraguay. En el mundo,la Guerra de Crimea entre Inglaterra y Francia, Italia y Turquía contra Rusia, en la década de los años cincuenta, había sido una demostración experimental de nuevas técnicas y estrategias bélicas, sistemas de abastecimiento, comunicaciones, transportes y sanidad. En los Estados Unidos de Norteamérica, en los años sesenta se había desarrollado la Guerra de Sesesión en donde triunfó el Norte industrializado contra el Sur feudal y esclavista. Finalmente,en 1870 tuvo lugar la Guerra Franco-Prusiana, que terminó con la derrota de Dinamarca, Austria, Francia y la caída del imperio de Napoleón III. El resultado fué la fundación de un férreo Imperio Alemán liderado por Bismark, cuya abierta competencia con Inglaterra y Francia desembocó en la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Para los historiadores europeos y americanos, la Guerra del Paraguay fue uno de los grandes conflictos mundiales de fines del siglo XIX por su despliegue militar y sus consecuencias geopolíticas. Para la Argentina, sirvió para consolidar el Ejército Nacional y una ley provisoria que sentó las bases para la organización de los Cuerpos de Sanidad del Ejército y de la Armada. En efecto, el 8 de Mayo, Mitre ordenó por Decreto la constitución  del Cuerpo Médico para la campaña. Hilario de Almeyda (1799-1885) fue designado Cirujano Mayor, Manuel de Biedma (1826-1901) y Joaquín Díaz de Bedoya como Cirujanos Principales.

Se alistaron además, Caupolicán Molina (1833-1871), Francisco Soler (1825-1923), Ricardo Gutiérrez (1836-1896), Francisco Javier Muñiz(1795-1871),los estudiantes de medicina Eleodoro Damianovich (1843-1925), Lucilo del Castillo(1838-1914) y Juan Angel Golfarini (1838-1925) entre otros, y Pedro Mallo con 28 años, como cirujano del Ejército con el grado de Sargento Mayor. Aún pesando la historia de combates en el Río de la Plata desde las Invasiones Inglesas, y un atisbo de organización de la Sanidad Militar con la creación y efímera duración del Instituto Médico Militar entre 1815 y 1821, no había experiencia suficiente para afrontar esta guerra total. Como muestra de la situación, el Ministro del Interior Dr Guillermo Rawson le envió una carta a Bartolomé Mitre el 7 de Julio de 1865, en donde además de comentarle las dificultades organizativas que tenía en Buenos Aires expresaba: “…no tengo entre mis libros, ni encuentro un tratado de hospitales militares; le mando uno de cirugía naval, por las analogías que Bedoya pueda encontrar en lo relativo a la higiene y naturaleza de los accidentes. Entretanto buscaré entre mis amigos algo más conducente y especial…”…en la primera batalla que tuvo lugar el 25 de Mayo de 1865 en la ciudad de Corrientes, solo el Dr Pedro Mallo era médico patentado; los demás que lo acompañaban eran practicantes ó profesores desconocidos de universidades extranjeras…” Los médicos debían trasladarse a caballo llevando su material de curación y revólver en mano. El transporte de los heridos era precario y las heridas se infectaban rápidamente, especialmente por tétanos. Por las condiciones climáticas y sanitarias de la zona, se produjeron graves epidemias que cobraron muchas vidas por el cólera, paludismo y disentería. El 9 de Agosto de 1865 se constituyó una Comisión Sanitaria para preparar el Hospital General de Hombres como centro de admisión de los heridos evacuados a Buenos Aires y eventualmente enviar médicos para prestar servicios en el Hospital de Corrientes En la organización participaron Juan José Montes de Oca, Manuel Augusto Montes de Oca, Nicanor Albarellos, Martín García, Jacobo Tezanos Pinto, Ignacio Pirovano,Ventura Bosch, José María Cantilo, Félix Frías, Gabriel Fuentes, Pedro Díaz de Vivar, Manuel Porcel de Peralta, Luis María Drago y Angel Gallardo. Pedro Mallo participó además en las batallas de Yatay, Estero Bellaco y Tuyutí, fue herido en una pierna y recibió por ley una medalla de oro.La dura vida en campaña y el horror de la guerra fue mellando su salud y espíritu, por lo que pidió una licencia para trasladarse a Buenos Aires. El 18 de Febrero de 1866, recibió una carta del entonces Jefe del Estado Mayor del Ejército Nacional en operaciones, General Juan Andrés Gelly y Obes con los siguientes términos: “Concedida por el tiempo que fuera necesaria. El General en Jefe del Ejército espera que restablecido el Sr Cirujano de Ejército Dr D.Pedro Mallo, volverá a continuar su brillante foja de servicios” Durante su convalecencia Mallo diseñó y fabricó los primeros botiquines de campaña que luego se enviaron al frente. Mientras tanto en Europa, Joseph Lister (1827-1912) de la Universidad de Glasgow, intentaba aplicar las ideas de Luis Pasteur (1822-1895) y propuso en 1866 la antisepsia de la sala de operaciones con spray de ácido carbólico, el lavado de las manos del cirujano con fenol y la utilización de catgut para disminuír el riesgo de las infecciones. En 1866 la iluminación de Buenos Aires era alimentada a kerosene y luego llegó la iluminación a gas con picos y mecheros…. La primera fuerza nacional de línea que pudo enviarse a la zona de conflicto fue el Primer Cuerpo del Ejército a las órdenes del General Wenceslao Paunero. Mallo partió para Corrientes para organizar las tiendas sanitarias y un hospital de campaña de 500 camas. Según relató Golfarini: “  “…en la primera batalla que tuvo lugar el 25 de Mayo de 1865 en la ciudad de Corrientes, solo el Dr Pedro Mallo era médico patentado; los demás que lo acompañaban eran practicantes ó profesores desconocidos  de universidades extranjeras...." Los médicos debían trasladarse a caballo llevando su material de curación y revólver en mano. El transporte de los heridos era precario y las heridas se infectaban rápidamente, especialmente por tétanos. Por las condiciones climáticas y sanitarias de la zona, se produjeron graves epidemias que cobraron muchas vidas por el cólera, paludismo y disentería. El 9 de Agosto de 1865 se constituyó una Comisión Sanitaria para preparar el Hospital General de Hombres como centro de admisión de los heridos evacuados a Buenos Aires y eventualmente enviar médicos para prestar servicios en el Hospital de Corrientes En la organización participaron Juan José Montes de Oca, Manuel Augusto Montes de Oca, Nicanor Albarellos, Martín García, Jacobo Tezanos Pinto, Ignacio Pirovano,Ventura Bosch, José María Cantilo, Félix Frías, Gabriel Fuentes, Pedro Díaz de Vivar, Manuel Porcel de Peralta, Luis María Drago y Angel Gallardo. Pedro Mallo participó además en las batallas de Yatay, Estero Bellaco y Tuyutí, fue herido en una pierna y recibió por ley una medalla de oro.La dura vida en campaña y el horror de la guerra fue mellando su salud y espíritu, por lo que pidió una licencia para trasladarse a Buenos Aires. El 18 de Febrero de 1866, recibió una carta del entonces Jefe del Estado Mayor del Ejército Nacional en operaciones, General Juan Andrés Gelly y Obes con los siguientes términos: “Concedida por el tiempo que fuera necesaria. El General en Jefe del Ejército espera que restablecido el Sr Cirujano de Ejército Dr D.Pedro Mallo, volverá a continuar su brillante foja de servicios” Durante su convalecencia Mallo diseñó y fabricó los primeros botiquines de campaña que luego se enviaron al frente. Mientras tanto en Europa, Joseph Lister (1827-1912) de la Universidad de Glasgow, intentaba aplicar las ideas de Luis Pasteur (1822-1895) y propuso en 1866 la antisepsia de la sala de operaciones con spray de ácido carbólico, el lavado de las manos del cirujano con fenol y la utilización de catgut para disminuír el riesgo de las infecciones. En 1866 la iluminación de Buenos Aires era alimentada a kerosene y luego llegó la iluminación a gas con picos y mecheros….

1 comentario:

María de la Paz dijo...

Muchas gracias por recordar a mi tatarabuelo, fué condecorado por la RO del Uruguay por acciones humanitarias en la guerra del Paraguay y no solo atendio a los heridos de un bando, sino que atendio a todos los que pudo, si desean mas información, estoy a disposicion.
Maria de la Paz Salinas, Med.Vet.